Pues te encomendará a sus ángeles para que te guarden en todos tus caminos y ellos te levantarán en sus palmas para que tus pies no tropiecen con las piedras. Salmos 91: 11, 12





sábado, 22 de mayo de 2010

¿Cómo Crear los Aromas que nos Acercan a los Ángeles?

Pretel, Nelly y Berri, Marina: "Ángeles, Descubra sus Mensajes", Arcadia Ediciones, Buenos Aires, 2006.

El olfato es uno de los sentidos más vitales y primitivos. La mayoría de los animales confía en él y lo utiliza para procurarse el sustento. Si bien la especie humna lo ha ido olvidando progresivamente debido al predominio que la vista y el oído han ido adquiriendo, determinados olores aún tienen la capacidad de transportarnos a la infancia o de traernos recuerdos inesperados. Asimismo, pueden acercarnos a los ángeles, fomentando nuestra fe y dejando durante unos segundos a la razón en la sombra.
Es importante que seamos nosotros quienes fabriquemos los perfumes que vayamos a utilizar. Por un lado, nos aseguraremos de que la fórmula sea exactamente la que buscamos, por otro, los ángeles apreciarán más el homenaje que les rindamos si sale de nuestras propias manos. El proceso es simple y efectivo.
Se tomará un frasco limpio y se adquirirá en un comercio especializado en aromaterapia algunas esencias oleosas. La elección depende tanto de nuestro gusto como de los ángeles a quienes deseemos invocar. Entre ellas pueden recomendarse las siguientes: almizcle, mirra, pino, lavanda, lirio, sándalo, clavel, ámbar, rosa, etc. Una vez qeu las hayamos escogido, colocaremos algunas gotas en el frasco. Será conveniente confiar en la intuición para determinar la cantidad de cada una de las esencias que colocaremos en la mezcla. Un gotero resultará muy útil. Luego agregaremos alcohol de setenta grados, taparemos el frasco y lo agitaremos.
El perfume que resulte podrá usarse en el cuerpo o en los objetos personales. Será una fuente de protección que nos acompañará tanto a nosotros como a nuestros seres queridos a lo largo del día.

Las distintas esencias según la jerarquía angélica
Serafines: Aman todos los perfumes.
Querubines: Prefieren las notas de ámbar y jazmin.
Virtudes: Se inclinana por las rosas.
Potencias: Sus aromas contienen rastros de cítricos y de pino.
Dominaciones: Sus esencias son aquellas que se desprenden del incienso y de la mirra.
Tronos: Gustan de la lavanda.
Principados: Se inclinan por las esencias dulces, tales como las violetas y rosas.
Arcángeles: Son atraídos por las flores silvestres.

¿Cómo Podemos Lograr que Ellos se Acerquen?

Pretel, Nelly y Berri, Marina: "Ángeles, Descubra sus Mensajes", Acadia Ediciones, Buenos Aires, 2006.

Muchas veces sentimos la necesidad de invocar a estos espíritus tan especiales. Ya sea que atravesemos por un momento difícil, ya sea que tengamos que agradecer los beneficios que nos han sido otorgados o que, simplemente, deseemos disfrutar de la paz que produce su manifestación, siempre es conveniente saber cómo atraerlos hacia nosotros.
La oración es el modo más antiguo para conseguir que ellos nos rodeen. Sin embargo, antes de empezar, hay tres cosas que debemos tener en cuenta. Es necesario que nos dirijamos a ellos con humildad, respeto y sin exigir nada, sólo pidiendo con el corazón abierto lo que necesitamos. Por supuesto, aquello que les demandemos debe ser algo bueno, pues no atienden las súplicas vinculadas con el odio la envidia o la malicia. Si pedimos un deseo que, cuando se realice, resultará perjudicial para otra persona, en realidad estaremos convocando a los demonios y serán ellos quienes acudan a nuestro hogar. Un buen momento para realizar las plegarias es antes de irse a dormir: los ángeles suelen manifestarse mediante sueños y, durante nuestro descanso, podremos escuchar sus consejos así como también disfrutar de una sensación de alegría espiritual inigualable y plena.
Cuando se realice una plegaria destinada a un ángel, es importante tener en cuenta algunos aspectos para que nuestro pedido resulte verdaderamente eficaz. Primero, se debe elegir un ser o un coro al que se desee llamar. Luego puede escribirse su nombre para facilitar la concentración. Inmediatamente después, nuestra mente debe conseguir visualizar la situación que queremos que se modifique, analizando las consecuencias posibles de esos cambios. Por último debemos escribir el pedido debajo del nombre del ángel o del coro. Cualquiera sea la cosa que demandemos, siempre debemos anotarla de manera positiva. Es decir, debemos evitar frases como "no enfermarme" y reemplazarlas por otras tales como "conservar la salud".
Traer a la memoria las imágenes de los momentos felices que hayamos vivido durante nuestra infancia es otro modo de atraer ángeles. Es probable que allí hallemos unas de estas presencias supremas y que recordemos junto a ella las escenas vividas bajo su constante protección. Pero no es necesario forzar nuestra mente: lo mejor es que las evocaciones fluyan sin imponerles de antemano ninguna vía determinada.
El sonido de los denominados "llamadores de ángeles" (pequeñas esferas metálicas, de estaño o de plata, que en su interior guardan un cascabel) tambén puede lograr que ellos se acerquen a nosotros, siempre y cuando adoptemos la postura espiritual adecuada (pacífica y preferentemente silenciosa). Estos dijes tienen la ventaja de que pueden acompañarnos permanentemente, por lo tanto, los seres celestes sentirán que nunca los olvidaremos.
Los perfumes son energías cósmicas que, en verdad, tienen su origen en el mundo celeste y se manifiestan a través de las distintas flores y plantas, obras creadas por Dios para el deleite humano y supraterreno. La presencia de fragancias suaves o intensas atrae a los diversos ángeles. Si bien existen aromas preferidos por las distintas jerarquías, crear un ambiente agradable siempre favorecerá su cercanía. La música serena y pacífica puede ayudar a generar paz espiritual en quien realiza las invocaciones, favoreciendo la manifestación de los seres alados.
Existen determinados colores que llaman la atención de los individuos celestes. El azul atrae a los llamados Ángeles del Agua, el amarillo, a los del Aire,el verde, a los de la Tierra y el naranja, a los de la luz. Asimismo, los Arcángeles son atraídos por distintos matices. Miguel prefiere el azul claro, Gabriel, el blanco radiante, Rafael el verde que no está muy saturado y Uriel el naranja y el amarillo. Para mantenerlos cerca nuestro también pueden utilizarse distintas gemas. Los serafines se inclinan por el ópalo, los querubines por las piedras tonos amarillos, los tronos por los cristales tornasolados. En cuanto a la segunda jerarquía, las dominaciones aman las amatistas, las virtudes, los cuarzos rosas y las potestades las esmeraldas. En cuanto a la tercera jerarquía, los principados prefieren la piedra aguamarina, los arcángeles, el lapislázuli y los ángeles el ágata. Cualquiera de estas piedras puede llevarse en el cuello o en los dedos a manera de colgante o naillo -o tambén puede depositarse en cualquier rincón del hogar que se quiera proteger o energizar.
Es conveniente recordar que los ángeles deben ser convocados únicamente como mediadores: ellos intercederán por nosotros ante Dios, pero no son dioses en sí mismos. Por otro lado, aun cuando no los llamemos, ellos aparecerán si los necesitamos: antender a la humanidad es una de las principales funciones qu etienen asignadas y que aman cumplir.


domingo, 16 de mayo de 2010

Las Virtudes de los Ángeles: Humildad

David Ross: "Ángeles, Sabiduría, Introspección, Guía", Editorial Blume, Barcelona, 2007.

Aunque se ha identificado a algunos ángeles con funciones o virtudes específicas, todos ellos poseen atributos perdurables que nosotros aspiramos a poseer. Las virtudes angélicas que sentimos con mayor claridad son aquellas que poseemos únicamente en un estado imperfecto o parcial. Pero todos nosotros, independientemente de dónde nos encontremos en nuestro sendero espiritual propio, podemos inspirarnos y ser ayudados por el ejemplo de los ángeles.

Humildad
Aún cuando los ángeles aparecen algunas veces con una brillante majestad y así fueron retratados en muchas obras de arte, su función es la de servir, representar la divina voluntad de Dios e interesarse por la humanidad. En nuestro mundo competitivo, en el que se hace énfasis en las demostraciones de orgullo, la humildad puede parecer pasada de moda e incluso una muestra de falta de autoestima. Pero ser humilde no quiere decir ser sumiso, sino actuar desinteresadamente, practicar la aceptación del universo y de sus muchos retos y cultivar el espíritu de servicio hacia todos aquellos que nos rodean.
Para obtener el beneficio del mensaje de un ángel tiene que estar preparado para aceptar su contenido, aunque sea sorprendente. El ejemplo supremo de esto se encuentra en el mensaje del ángel Gabriel a la Virgen María, según el cual ella había sido elegida de entre todas las mujeres para ser la madre del Mesías. Su respuesta fue muy sencilla: "He aquí la esclava del Señor". La humilde belleza de este gesto de total aceptación constituye una inspiración en sí misma. Medite sobre la respuesta de María e intente absorber algo de su profunda gracia en su propio ser espiritual.

El Corazón Humilde
  • Haga una virtud del hecho de realizar cualquier tarea humilde que se le pida que realice. Halle un placer en su simplicidad.
  • Dedique algún tiempo a meditar sobre la conciencia privilegiada que tenemos de los ángeles, lo que constituye un maravilloso regalo del cielo. Sea consciente de la infinita magnanimidad de los ángeles cuando les pide humildemente, a todos o a uno de ellos, que se revelen a usted.
  • Para mantenerse en un estado espiritual de receptividad hacia los ángeles, asegúrese de que no alberga ninguna sensación de superioridad sobre otros. Todos somos iguales a los ojos de Dios. Esfuércese en ver las bases espirituales comunes que compartimos con todos los demás a pesar de las diferencias de raza, religión, edad o circunstancias sociales.
Imagen: "La Anunciación de la Virgen" de Leonardo Da Vinci.

Los Ángeles en Nuestra Vida

Máximo Faber, Adriana Fernández y María Eugenia Blanco: "Los Ángeles que nos Cuidan", Mystice, Buenos Aires, 2008.

Los ángeles pasan a formar parte de nuestra realidad cotidiana cuanto más los invocamos y nos contactamos con ellos. A partir de nuestra creencia verdadera en los seres de luz, seremos capaces de detectar y percibir los mensajes que ellos se ocupan de hacernos llegar a través de sueños, imágenes o símbolos.
La invocación angelical será productiva si lo que solicitamos es realmente necesario y anhelado para nuestras vidas. Todo se puede hacer realidad si estamos absolutamente convencidos de que nuestro pedido es justo, merecido y sincero. Cuando finalizamos la ceremonia de contacto angelical, no debemos olvidar agradecer a los seres de luz por su ayuda y compañía. Con el paso del tiempo, descubriremos que nuestra existencia es mucho más plena con su presencia y protección.
Es importante reiterar que los hombres somos los únicos responsables de nuestras acciones y decisiones. Pero, también, recordemos que los ángeles nos rodean para hacernos la vida mucho más saludable y feliz.

sábado, 15 de mayo de 2010

Ocho Reglas para Contactar con los Ángeles

Nadine Mirabeaux: "El Libro de los Ángeles", Pluma y Papel Ediciones, Buenos Aires, 2009.

1. Cree en los Ángeles: Tal vez este primer "mandamiento" te resulte innecesario por lo obvio, pero lo cierto es que no lo es. Si llamas a los ángeles desde la fe, ellos más temprano que tarde vendrán. Si lo haces desde el escepticismo o el descreimiento, simplemente porque, por ejemplo, el contacto angélico está de moda y nada cuesta hacer la prueba, ten por seguro que no se harán presentes.

2. Hazle Sitio en tu Vida a los Ángeles: Una vez que has logrado contactarlos, si quieres que los ángeles permanezcan a tu lado deberás hacerlos sentir a gusto. Para ello es importante que tu mundo se parezca más al de ellos. Algunos puntos a tener en cuenta son: los ángeles se sienten cómodos con pensamientos y sentimientos de paz y de amor y huyen ante, por ejemplo, la irritación y la agresividad. El silencio les resulta preferible al ruido y la lentitud a la velocidad. La limpieza debe ser notable y, de ser posible, absoluta. Se trata de seres celestiales a los que, por razones obvias, la suciedad les incomoda en gran medida.

3. Utiliza el Nombre de Dios: Dios está dentro de ti, y al utilizar su energía a través de su nombre al dirigirte a los ángeles, ellos te responderán con todo el poder del Universo.

4. Invoca su Presencia tan a Menudo como Puedas: Los ángeles siempre están listos para presentarse y brindar ayuda. Pero nosotros no siempre sabemos cómo llegar hacia ellos. O o sabemos, pero estamos demasiado ocupados o demasiado apurados para hacerlo de manera regular. Sin embargo, déjame decirte que si los convocas, por ejemplo 3 ó 4 veces por año, lo más probable es que tu intento no sea precisamente exitoso. Contrariamente a ello, invoca y comulga con ellos lo más a menudo que te sea posible. Si puedes hacerlo diariamente, mucho mejor, de esa manera te ayudarás a ti mismo y harás otro tanto con mucha gente a la que, incluso, ni siquiera conoces.

5. Pídeles Ayuda de Manera Explícita: Aún después de instituir y mantener una relación estable con los ángeles, debes acordarte de pedir ayuda explícitamente cuando la necesites. No des por sentado al respecto. Los ángeles respetan tu libre albedrío y solamente en contadísimas ocasiones intercederán sin que tú se lo pidas.

6. Nunca Pidas Algo que sea Malo para Alguien: Los ángeles atenderán tus pedidos e intercederán por ti ante el Padre Creador, con una sola y simple condición: que nunca solicites el mal para alguna persona. Si pides perjudicar a alguien o hacer mal, tu pedido será desoído por completo.

7. Envía tus Oraciones o tu Pedido de Ayuda a la "Dirección Correcta": Si bien es bueno que invoques a los ángeles diariamente, para estblecer un contacto constante y para que ellos llenen de Lus tu vida toda, cuando necesites ayuda o guía en algún aspecto específico, lo mejor es que te dirijas a la presencia angélica que tiene especial ingerencia en esos aspectos. (...)

8. Espera Sorpresas, Espera Milagros: Si cumples con las site simples reglas que acabo de mencionar y explicar, lo único que queda es esperar el sorpresivo milagro de la ayuda angélica.


¿Qué es una Carta Angelical?

Una carta angelical es un mensaje que te dan los ángeles especialmente a ti.
Antes de solicitar tu carta de conexión angelical, es importante que sepas que los ángeles no predicen el futuro, ya que ellos no distinguen entre el pasado, el presente y el futuro porque su existencia es un presente continuo desde el inicio de los tiempos.
Sus voces, siempre iluminadas por la Luz y la Voluntad de Dios, te aconsejarán para que no equivoques el camino; pero respetarán siempre el libre albedrío de las personas y no forzarán, jamás, tu voluntad, por eso estará en tí decidir si quieres seguir sus consejos o prefieres dejar pasar de largo la sabiduría que ellos te otorgarán con sus palabras.
Si quieres solicitar una carta angelical, te sugerimos que leas primero el apartado "Cartas Angelicales" que figura en este mismo blog para que puedas elegir cuál es la que más te conviene. Cuando te decidas a hacer la solicitud, por favor, escríbenos a: angelorum.lugardeangeles@gmail.com