Pues te encomendará a sus ángeles para que te guarden en todos tus caminos y ellos te levantarán en sus palmas para que tus pies no tropiecen con las piedras. Salmos 91: 11, 12





domingo, 27 de junio de 2010

Para Reflexionar

El distraido tropezó con ella.
El violento la utilizó como proyectil.
El emprendedor construyó con ella.
El campesino, cansado, la utilizó de asiento.
Para los niños fue un juguete.
Drummond la poetizó.
David mató a Goliat.
Y Miguel Ángel le sacó la más bella escultura.
En todos estos casos, la diferencia no estuvo en la piedra sino en el hombre.
No existe piedra en tu camino que no puedas aprovechar para tu propio crecimiento.

Fuente: "Revista Sophia", Buenos Aires, Marzo de 2010.

domingo, 20 de junio de 2010

Mozart y los Ángeles

Rubén Cedeño: " Curso de Ángeles", Editorial Plateada, Córdoba, 2004.

De todos los compositores de la Historia de la humanidad el que atrajo más a los Coros Angélicos fue Mozart. No hay que hacer ningún esfuerzo para percibir a las legiones angélicas cuando la música de Mozart es reproducida.
En los períodos Barroco y Clásico fueron los momentos en los que más se han atraído a los Ángeles por medio de la música.
Los compositores más angélicos del Barroco fueron Bach y Häendel; y del Clasicismo, Mozart.
La presencia de los Ángeles en la música Mozartiana está en toda su obra, especialmente en las óperas y misas.
Damos enseguida unas referencias a las obras de Mozart donde más se percibe la presencia angélica:
  • Benedictus, "Misa Breve en Sol Mayor".
  • Kyrie y Benedictus, "Misa Breve en Re Menor".
  • Sanctus y Agnus Dei, "Misa Solemnis en Do".
  • Sanctus y Agnus Dei, "Misa Breve en Re Mayor".
  • Sanctus, "Misa Breve en Si Menor".
  • Benedictus y Agnus Dei, "Misa Solemne en Do Menor", Waisenhaus - Messe.
  • Benedictus y Agnus Dei, "Misa Breve en Do para Órgano".
  • Sanctus, "Misa Breve en Fa Mayor".
  • Agnus Dei, "Misa en Do Mayor Coronación".
  • Benedictus, "Misa Longa".

sábado, 19 de junio de 2010

Las Virtudes de los Ángeles: La Excelencia

David Ross: "Ángeles, Sabiduría, Instrospección, Guía, Editorial Blume, Barcelona, 2007.

Cada uno debiera ir hacia donde lo lleva su corazón y seguir ese camino con toda firmeza. Refrán Hasídico
Es imposible ímaginar que un ángel haga algo a medias. En su "Paraíso Perdido" (1667), John Milton habla sobre los ángeles que permitieron a Satán entrar desapercibido en el Jardín del Edén, aunque Dios apunta que "vuestro cuidado más sincero no lo pudo evitar". Por otra parte, los ángeles están plenamente concentrados en sus acciones, sin la menor traza de reserva, distracción o falta de entusiasmo. Lo que hacen, lo hacen excelentemente. Todos podemos sacar provecho de este ejemplo angélico, rechazando aceptar todo desorden o compromiso en nuestro pensamiento y negándonos a dar menos de lo máximo de lo que somos capaces, especialmente cuando estamos trabajando para otros o al servicio de valores positivos.

Sea Excelente
  • Invoque a su ángel de la guarda o a un ángel que esté especialmente dotado para las habilidades practicas, como Sasujoiah, o con la diligencia de Hamaliel. Pídales que le ayuden a aplicar sus normas de excelencia a todos los aspectos de su vida y especialmente a aquello que tiene entre manos. Imagínelos observándole y guiando sus acciones.
  • Si se encuentra realizando un trabajo aburrido o que le resulta ingrato, intente convertirlo en una tarea angélica. Pida a los ángeles un estímulo y una motivación adicionales. Si está decorando su casa, por ejemplo, es posible que le guste pintar las paredes, pero que no soporte el necesario trabajo previo de preparación. Si dedica cada paso de su tarea a sus ayudantes angélicos o a una causa noble obtendrá más satisfacción de su trabajo.

lunes, 14 de junio de 2010

Los Diez Primeros Celestiales

Constanza Loffreda

Las religiones monoteístas de Occidente han utilizado a los ángeles para ayudar a distinguir a los buenos de los malos, los espíritus benévolos de los malévolos demonios. En las culturas politeístas, las tareas que los ángeles realizan para nosotros corren por cuenta de los mismos dioses. Las funciones se tornan difusas.

Entre las grandes religiones de Oriente y en casi todas las culturas chamánicas, por ejemplo, existe un gran grupo de seres a los que se invoca para atender los detalles de la vida cotidiana: las cosechas, el clima, la fertilidad y otros temas de importancia. Sin embargo, rara vez se los percibe como guardianes personales; estos seres se ocupan más de asuntos que de individuos. En la India, por ejemplo, los "pitarah" son deidades domésticas, algo así como espíritus guardianes que cuidan que el hogar esté protegido contra la enfermedad, el hambre, la sequía u otros desastres. Entre las tribus pueblas del sudoeste norteamericano, el "kachina" es un espíritu vital que guía y beneficia; tal como el "wajima" es, para el aborigen australiano, algo próximo a un espíritu antecesor.
Todos estos son seres angélicos de un modo u otro. El hecho mismo de que los ángeles puedan aparecer de maneras tan diferentes, en distintos lugares y tiempos, emergiendo en culturas con frecuencia totalmente disímiles, sugiere que son una especie dotada de paciencia, perseverancia y un afinado sentido del absurdo.
En el caso de los ángeles más conocidos de Occidente (los que conforman el grupo de los Diez Primeros) se nota su presencia influyente a lo largo de los siglos afectando el proceso humano de manera que, invariablemente, nos cambia. Es fascinante ver que a veces un mismo ángel, por ejemplo Samäel, ha sido considerado como fuerza del bien en una época y como demonio en la siguiente. Pero en general el tono de las relaciones angélicas ha sido de buen humor, exploración mística, elevada aventura y un nivel maravilloso, casi sobrecogedor, de amor incondicional. Veamos ahora a nuestra selección de ángeles más conocidos en el mundo occidental.
Miguel, cuyo nombre es una pregunta (¿quién es como Dios?), es sin duda el más conocido de los arcángeles superlumínicos. Es reconocido en las tres tradiciones sagradas de Occidente. Se cree que fue él quien se apareció a Moisés ante el fuego de la zarza ardiente, y quien rescató a Daniel y sus amigos de la madriguera de los leones. Para los cristianos es el ángel que informó a María de su muerte próxima. La tradición islámica nos dice que sus alas son del color de la "verde esmeralda, cubiertas de pelos azafranados, cada uno de los cuales contiene un millón de rostros y bocas y otras tantas lenguas que, en un millón de dialectos, imploran el perdón de Alá". El Corán también pinta la conmovedora imagen de los querubines formados por las lágrimas de Miguel.
En los Pergaminos del Mar Muerto, Miguel emerge como el Príncipe de la Luz que libra una guerra contra los Hijos de la Oscuridad en la cual encabeza la batalla contra las legiones de Belian, el ángel caído.
Gabriel, cuyo nombre significa "Dios es mi fuerza", parece ser nuestro más frecuente visitante de los reinos elevados. él dejó atónitas a María y a su prima Isabel, madre de Juan el Bautista, con sus pronunciamientos relativos al nacimiento de sus respectivos hijos. Para los seguidores del Islam, Gabriel es el Espíritu de la Verdad, que dictó el Corán a Mahoma. En la leyenda judía, fue Gabriel quien dividió las aguas del Mar Rojo para que los hebreos pudieran escapar de los soldados del faraón.
Según los testimonios judiciales de la época, fue Gabriel quien se presentó ante Juana de Arco y la inspiró para que auxiliara al Delfín. El aparente interés de Gabriel por el planeta se debe muy probablemente a su función de despertador celestial, el ángel de la transformación vibratoria.
Metatrón, según los místicos judíos, llegó a detentar el rango más alto de los ángeles, pese a no estar mencionado en las Escrituras. El significado de su nombre nunca ha recibido una explicación satisfactoria, aunque una interpretación es "el que ocupa el trono vecino al trono divino"; también podría derivarse del latín metator, encargado de guiar o medir.
Varias fuentes tradicionales aseguran que Metatrón ha sido el profeta Enoch, quien fue llevado al cielo y transformado en un ángel de fuego con treinta y seis pares de alas, para continuar los días como escriba celeste. Metatrón ha sido identificado también como el ángel liberador y el que luchó con Jacob, el que detuvo la mano de Abraham cuando iba a sacrificar a su hijo Isaac, y el que guió a los hebreos durante los cuarenta años en el páramo.
En ciertas escuelas de misticismo se lo considera el más alto de los seres celestes, y llegó a recibir el nombre de YHWH menor. En hebreo, las letras YHWH representan el nombre más sagrado e impronunciable de Dios. Así como Dios tiene muchos nombres, también Metatrón parece haberlos tenido; se creía que el uso de esos nombres proporcionaba protección y acceso a los poderes de este gran ángel. Yahhoel, Yofiel, Surya y Lad son sólo algunos de sus otros apelativos.
Uriel significa "fuego de Dios"; es clasificado diversamente como serafín, querubín, regente del sol, llama de Dios, presidente del Hades y, en su papel más conocido, arcángel de la salvación. Al igual que Metatrón, se dice que Uriel es uno de los ángeles de la Presencia, puesto muy elevado, pues sólo los ángeles de muy elevado voltaje pueden sostener la presencia de Dios. Se cree que Uriel ha sido "el espíritu que permanecía a las puertas del Edén perdido con la espada feroz". El libro de Enoch nos dice que fue a Uriel a quien Dios envió para que advirtiera a Noé de la inminente inundación; también está escrito que él reveló a Ezra los misterios de los arcanos celestiales, e incluso condujo a Abraham fuera de Ur hacia la región caldea.
Algunos aseguran que el divino arte de la alquimia fue traído a la Tierra por Uriel y que también fue este ángel quien dio a la humanidad la Cábala, esa tradición mística de los hebreos. John Milton describe a Uriel como "el espíritu de vista más aguda de todo el Paraíso". También apareció para reprochar a Moisés el no haber hecho circuncidar a Gershom, su propio hijo. ¡Vista aguda, en verdad!
Moroni es el ángel de los Santos de los Ultimos Días. Aunque parezca haber falta de ángeles americanos indígenas, en 1823 Moroni se presentó a Joseph Smith, en el estado de New York, y le hizo descubrir unas tablas de oro sepultadas cubiertas de densas inscripciones. Traducidas por Smith, nuevamente con la ayuda de Moroni, este texto se convirtió en El Libro del Mormón. En él se nos dice que, alrededor de 600 a.C., antes de la destrucción de Jerusalem, una familia judía huyó de la ciudad y llegó por barco a lo que hoy es América del Norte. Sus descendientes se transformaron en dos naciones: una, los antepasados de los nativos norteamericanos; la otra, perdida y desaparecida. Sin embargo, los registros llevados por uno de los últimos sabios de este pueblo desaparecido, nos dicen que Jesús se presentó a ellos después de su muerte en la cruz.
El nombre del anciano era Mormón, y fue su hijo Moroni quien sepultó las tablas con los registros de su padre alrededor del año 400 de la Era Cristiana. Según el relato, Moroni se une así a las filas de Enoch y Elías, transformados en ángeles, y sigue la tradición de Gabriel al ser el donante angélico de un libro de revelaciones. Hay una estatua de 12 metros de altura que representa a Moroni; le levanta en la cumbre de una colina cerca de Palmyra, New York, donde Smith descubrió las tablas enterradas. Muestra al ángel tal como se presentó, sin alas y vestido con una larga túnica. Smith, que fundó la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los últimos Días, describía a Moroni como "un ser de luz con un rostro como el rayo".
Melquisedec, el Sabio de Salem, es otro de los pocos casos conocidos en que un ángel elevado tomó un cuerpo humano, muy masculino. Según el Libro de Urantía, apareció unos 2000 años antes de Cristo completamente formado, anunciando que era un servidor de El Elyon, el Más Alto. Luego instaló un centro de enseñanza que dirigió personalmente durante noventa y cuatro años.
Fue Melquisedec quien entregó a Abraham la Alianza de Dios e introdujo el revolucionario concepto de la salvación por la fe pura en el pensamiento del planeta. Estableció un amplísimo programa misionero con centro en Salem, el antiguo emplazamiento de Jerusalem, desde donde enviaba a miles de misioneros que, literalmente, dieron la vuelta al globo.
Se cree que Melquisedec, llamado Sydik en la mitología fenicia, fue el padre de los siete Elohim, más ángeles de la Divina presencia. En el siglo III de la era Cristiana, un grupo de "herejes" que se hacían llamar melquisedecianos aseguraban estar en contacto con "un gran poder llamado Melquisedec, quien era más grande que Cristo". Su venida aquí, como sabio de Salem, parece haber sido un esfuerzo concertado de los celestiales para traer una luz muy necesaria a una época caótica y oscura, y para sembrar la simiente para el advenimiento de Cristo.
Ariel significa "león de Dios", y existe cierta confusión en cuanto al bando en que realmente está. Figura entre los siete príncipes que gobiernan las aguas y también es conocido como el Gran Señor de la Tierra; sin embargo, para el poeta John Milton, Ariel es un ángel rebelde, vencido por el serafín Abdiel en el primer día de la guerra celeste. Los místicos judíos utilizaron Ariel como nombre poético de Jerusalem en la tradición gnóstica, ese crisol de revelaciones de los dos primeros siglos de la era Cristiana. Ariel es el ángel que controla a los demonios y también se le ha asociado con el orden de ángeles llamados tronos; se sabe que ha asistido al arcángel Rafael en la cura de enfermedades.
John Dee, el mago, ocultista y astrólogo cortesano de la reina Isabel I, suponía que Ariel era una mezcla de Anael y Uriel, ¡lo cual lo instala entre los arcángeles superlumínicos!
Ariel hace una aparición en "La tempestad" de William Shakespeare, que bien pudo haber sido el motivo de que Percy Bysshe Shelley, el poeta del siglo XIX, gustara darse a sí mismo el apelativo de "ángel Ariel".
Israfel, cuyo nombre significa en la tradición árabe "El Ardiente", es a un tiempo el ángel de la resurrección y el canto. Según estos mismos relatos, Israfel allanó el camino a Gabriel sirviendo durante tres años de acompañante a Mahoma, a quien inició originalmente en el trabajo de ser profeta.
En una variante islámica del relato que hace el Génesis sobre la creación de Adán, Al{a envía a Israfel, Gabriel, Miguel y Asrael (el ángel de la Muerte) en busca de siete puñados de polvo, necesarios para hacer al progenitor de la humanidad; según la leyenda, sólo Asrael regresó triunfante.
Edgar Allan Poe, el conocido escritor de poesía y obras de misterio, puso al pie de un poema una críptica referencia al "arcángel Israfel, las cuerdas de cuyo corazón son un laúd, y el que tiene la más dulce voz entre todas las criaturas de Dios". Otras descripciones lo presentan como un ángel de cuatro alas que, "teniendo a sus pies bajo la Séptima Tierra, su cabeza llega a las columnas del trono divino".
Raziel significa "secreto de Dios" y se cree que es un "ángel de las regiones secretas y Jefe de los Misterios Supremos". Según la leyenda, Raziel es el autor de un gran libro "donde está anotado todo el conocimiento celestial y terrestre". Cuando el ángel dio su volumen a Adán, algunos ángeles envidiosos se lo robaron para arrojarlo al océano. Una vez recobrado por Rahab, el ángel demonio primordial de las profundidades, el libro pasó primero a Enoch, quien aparentemente lo presentó como propio, y luego a Noé, que de él aprendió a hacer su arca. Se cree que también Salomón poseía ese libro, el cual le proporcionó sus extraños conocimientos mágicos y dominio sobre los demonios.
El Zohar (obra principal del misticismo judío) asegura que, en el medio del libro de Raziel, hay una escritura secreta donde "se explican las mil quinientas claves (para el misterio del mundo) que no fueron reveladas siquiera a los ángeles". Otros místicos judíos informan que "todos los días el ángel Raziel, erguido sobre el Monte Horeb, proclama los secretos de los hombres a toda la humanidad".
Rafael es quizás el más querido de todos los ángeles y el más representado por el arte occidental. Su imagen aparece en las telas de maestros tales como Botticelli, Tiziano y Rembrandt. Su nombre significa "Dios ha curado", y no sólo parece ser el alto arcángel encargado de curar a la Tierra, sino que, de acuerdo con el Zohar, "la tierra proporciona una vivienda para el hombre, a quien Rafael cura también de sus males".
Por cierto, la carrera de Rafael parece salpicada de misiones médicas: curó el dolor de la circuncisión a Abraham, que no había sido sometido a ese procedimiento siendo niño; fue luego enviado por Dios a curar el muslo del pobre Jacob, maltratado por Samael; y también se asegura que él dio a Noé, luego del diluvio, un apreciadísimo "libro médico".
Existe una leyenda según la cual, cuando Salomón pidió ayuda a Dios para construir el gran templo de Jerusalem, Rafael le dio personalmente el regalo de un anillo mágico con el poder de someter a todos los demonios. Fue con esa "mano de obra esclava" con la que el rey hebreo completó la construcción.
Rafael ha sido llamado "guía en el infierno"; después de todo, es allí donde la curación resulta más necesaria.
"No hay nada oculto que no haya de ser manifestado, ni escondido que no haya de salir a la luz." San Marcos 4:22

Fuente: http://www.mantra.com.ar/

La Canción de la Creación

Michael Berg [Kabbalista]

Todo lo que hacemos en nuestra vida diaria, aun la tarea más rutinaria, tiene una bella esencia espiritual. Este mes, si trabajamos en ser conscientes de ello y en conectar con la energía espiritual que está oculta detrás de todos nuestros esfuerzos, podemos eliminar el velo de negatividad que nos separa de la plenitud que es nuestro verdadero destino.
Para enfatizar la presencia de una esencia espiritual dentro del entorno mundano, los kabbalistas hacen una analogía entre esta esencia espiritual y una pieza de música: una canción que siempre existe de forma potencial, pero que no se vuelve real hasta que alguien la canta.
Literalmente, todo lo que existe en la Creación tiene en su interior una bella canción que es parte del Creador.
Nuestra primera tarea es tener la certeza en la realidad de dicha canción, y nuestra segunda tarea consiste en revelar la canción en todas nuestras acciones, pensamientos y sentimientos. Para poder ser merecedores de la revelación de esta canción, estas dos tareas deben estar siempre en nuestra conciencia.
Una vez, durante una comida de Shabat, el gran Kabbalista Rav Isaac Luria (el Arí) vio que todos los ángeles abandonaban su mesa. El Arí quiso saber a dónde iban, pues con certeza debía ser un lugar con una gran Luz. Así que siguió a los ángeles, y descubrió que se habían ido a la mesa de Rav Najara, a quien se le conocía por ser un virtuoso cantante. Los ángeles habían abandonado la mesa pura y sagrada del Arí para escuchar una canción que despertaba la música espiritual que está presente en todas partes, aunque en todas partes está oculta.
El Zóhar nos dice que podemos crear la misma conexión con la Luz que atrajo a los ángeles hacia los cantos de Rav Najara. Al llevar a tu corazón esta enseñanza que he compartido contigo, despertarás la canción que hay en tu interior y obtendrás el poder de ponerla en práctica a cada momento del día.
Este mes, promueve este despertar. Observa lo espiritual dentro de lo mundano. Al hacerlo, formarás parte de la transformación del mundo como un todo.

Fuente: http://www2.kabbalah.com/spanish/

El Ecosistema Espiritual

Michael Berg [Kabbalista]

La Luz para satisfacer tus necesidades existe siempre.

La única razón por la que puedes experimentar carencia en tu salud, en tus finanzas, emociones y espíritu, es que has causado un bloqueo espiritual -ya sea en esta encarnación o en una previa- que necesita ser eliminado antes de que puedas recibir las bendiciones que se supone deben ser tuyas.
Esto nos lleva a una pregunta interesante, ¿A dónde va toda esa abundancia de bendiciones? Hay millones y millones de personas en el mundo con diversos niveles de carencia. Uno puede pensar que todas las bendiciones, aún no ganadas, permanecen en algún sitio en el plano espiritual, sin manifestarse y ocultas de este mundo.
No es el caso.
Todo lo necesitado por todos, en este mundo, ya existe en este mundo. Toda la comida, dinero, salud, el apoyo emocional y espiritual necesarios para cualquiera de nosotros está aquí, ahora mismo. Pero está en posesión de alguien más.
Por razones distintas, cada uno de nosotros recibe más abundancia de la que necesita; no es nuestra, sino más bien un excedente que pertenece a otra persona que, en este momento, no es capaz de traer esa bendición para sí mismo.
Este entendimiento, cuando lo asimilas realmente, puede cambiar por completo el cómo ves los regalos que tienes en abundancia. Cuando tienes más de algo (paciencia, amabilidad, habilidades físicas, abundancia, etc.) simplemente significa que hay otra persona en el mundo sufriendo de carencia en esa área, y estás reteniendo sus bendiciones hasta que llegue el momento en que ellos puedan pedirlas.
Si, por ejemplo, eres alguien con gran sabiduría en asuntos emocionales, entonces no se trata de si “eliges” o no ayudar a alguien que atraviesa por dolor. El verdadero entendimiento es que, esa abundancia de sabiduría que le puedes dar a otra persona “pertenece” a esa otra persona. No es tuya, no eres su propietario. Eres simplemente el guardián de ésta hasta que la piden. Su acción de venir a pedir ayuda a eliminar el bloqueo y les permite recibir de ti lo que, de hecho, es de ellos.
Cuando llevas este entendimiento a tu interior, te das cuenta de que nunca “das de ti mismo”, sino más bien, devuelves a otros lo que por derecho es de ellos.
Esto nos conduce a un entendimiento fundamental de nuestras vidas y acciones. Los kabbalistas hablan de un ecosistema espiritual que es llamado El Árbol de la Vida, en donde se originan todas las bendiciones, protección, inspiración, alegría y satisfacción. Hay dos maneras de interactuar con este mundo increíble.
Una manera que la mayoría de la gente sigue es pensar en esos dones como si fueran suyos. Cuando comparten, piensan que están siendo espirituales o haciendo algo bueno al compartir con otros menos afortunados. Piensan que es su decisión si comparten o no, y qué tanto y qué tan a menudo.
Mientras que es cierto que una visión como esta traerá Luz y bendiciones a sus vidas (porque cada acción positiva revela Luz), este modo de vida es limitado en sus bendiciones.
Es aún más profundo cuando entendemos la existencia de un ecosistema espiritual y que nuestra abundancia no es sólo nuestra. Simplemente estamos custodiando dones para otros. Ya no es nuestra elección el dar, sino más bien nuestro deber.
Cuando vemos nuestros dones de esta forma, comenzamos a compartir porque estamos cumpliendo con nuestra parte en el ecosistema. Esta conciencia crea una apertura más grande para recibir de otros y nos hace aprovechar un torrente infinito de abundancia.
No es que nos “ganemos” las grandes bendiciones que vendrán a nosotros, nosotros nos “abrimos” a ellas, permitiendo a todos los ángeles celestiales, Luz y abundancia fluir hacia nosotros sin impedimento. Las bendiciones, alegría y plenitud que se hacen nuestras cuando formamos parte del ecosistema espiritual, son grandiosas. Sé honesto contigo. Mira cómo es que ves tus dones y por qué compartes. Mientras te esfuerzas en cambiar de la visión de “mis cosas” a una visión de “ecosistema espiritual”, te abrirás a un nivel nuevo de protección, bendiciones y plenitud, que puede ir más allá de cualquier cosa que hasta ahora hayas experimentado.

Fuente: http://www.michaelberg.net/spanish/

Los Coros Angelicales




Fuente: www.misangeles.com

domingo, 13 de junio de 2010

Las Virtudes de los Ángeles: La Alegría

David Ross: "Ángeles, Sabiduría, Introspección, Guía", Editorial Blume, Barcelona, 2007.

Una canción duerme en todas las cosas que están ocultas en los sueños y que el mundo se prepara para contar, si dan con la palabra mágica. Joseph Freiherr Eichendorff (1788-1857)

Los ángeles son la encarnación de la pura alegría. En las escrituras y en el arte están frecuentemente relacionados con el canto y la música, y los putti de las pinturas renacentistas tienen siempre un aspecto juguetón. Como portadores del amor divino hacia nosotros, los ángeles desean que seamos libres, ya que éste es el estado natural del alma pacífica y virtuosa. En un mundo en armonía consigo mismo y en los propósitos divinos, no existe una separación artifical entre bondad y alegría. Una vida conducida por los ángeles será todo menos solemne.

Lleve Consigo a un Ángel
Los ángeles relacionados con la capacidad de abtener lo máximo de la vida son Ambriel, para el entusiasmo y la participación y Verquiel, para el optimismo, la sociabilidad y la ayuda para conseguir que los demás se diviertan tanto como nosotros.
Si planea algo como una fiesta, Verquiel será un buen compañero. Para una visita a una gelría de arte, Ambriel le ayudará a ser observador y será recompensado por la satisfacción intelectual de gozar de aquello que se ha esforzado en visitar.

Ángeles Custodios

Se les denomina también Ángel de la Guarda, Ángel Protector, Ángel de la Presencia. Lo cierto es que mientras los Arcángeles reinan sobre toda la humanidad, los Ángeles Custodios se unen a cada individuo, desde el momento en que salimos del seno de Dios como espíritu y están a nuestro lado en todos los instantes de nuestro devenir.
Su energía nos recubre protegiendo y defendiendo nuestras almas, están siempre con nosotros, vigilantes de nuestra evolución espiritual, observadores de nuestras dificultades y solícitos ayudantes que alivian los dolores; fungiendo como profesores, maestros y compañeros amorosos.
La gran mayoría de las veces no los escuchamos y tenemos la marcada tendencia a hacer justo lo contrario de lo que nos sugieren, cuando no es que cuestionamos su existencia. Sin embargo, su Amor permanece intacto y a la espera de nuestro llamado, cumpliendo con la función que Dios les ha designado ya sea que creamos en ellos o no, deseosos de poder intervenir a favor de su protegido y de acoger sus peticiones, pero su acción se verá siempre desvalorizada si no consigue entrar en comunión con la persona que le ha sido confiada.
Los Ángeles Custodios son seres que se encuentra en evolución en mundos diferentes al nuestro, para llegar a su desarrollo tuvieron que aprender a guiarnos, no es un trabajo improvisado. Cada uno de ellos puede haber estado con un alma concreta durante muchas vidas, ayudando al individuo a reunir las lecciones de cada vida hasta que finalmente recuerda que es Uno con Dios.

Disfrutan junto con nosotros de las actividades que realizamos que nos ocasionen bienestar espiritual, ya sea de una actividad espiritual como de un juego de pelota. Su ayuda esta disponible al momento que nos abrimos a aceptar su presencia Divina. Abrirnos a Ellos, recibirlos con alegría, agradecer de corazón su presencia y permitir que nos acompañen es una forma de acceder a un bienestar que sólo, con el Amor y seguridad que ellos transmiten, podemos alcanzar.


Fuente: www.mensajesdeluz.com.ve

Funciones del Ángel Custodio

Antes de aprender a escuchar a nuestro Ángel custodio, es importante saber cuales son las funciones que Dios le ha asignado y que él realiza amorosamente:

El ángel instaura con nuestra alma una comunicación silenciosa, inspirándonos buenos pensamientos y sentimientos que nos evitan caer en conductas involutivas.
Nos ilumina el camino y nos protege de los peligros del cuerpo o del alma, nos "sugiere" tomar una dirección en lugar de otra, impidiéndonos incurrir en riesgos graves que podrían poner en peligro nuestra integridad, tanto física como moral.
Nos trae a la memoria cosas que tenemos el deber de hacer o, al contrario, procura que nos olvidemos de otras que no debemos hacer.
Nos defiende de las fuerzas del mal y nos ayuda a abandonar cualquier vicio, adicción o actitud obsesiva.
Ayuda a potenciar nuestros talentos y nos conduce hacia lugares o personas con quien podamos desarrollarlos.
Nos ayuda a recibir y entender los mensajes Divinos, lleva nuestras oraciones a Dios, reza e intercede por nosotros.
Nos corrige amorosamente y sin juicios cuando nos equivocamos dándonos fuerza, comprensión y consuelo en todo momento.
Es nuestro asesor en los momentos de exámenes, pruebas o asuntos importantes. Podemos pedirle que nos allane el camino.
Responde amorosamente nuestros cuestionamientos y dudas. Debemos tener la certeza de que serán contestados.
Nos asisten a la hora del nacimiento y de la muerte, acompañando nuestra alma al cielo.
Trabaja con otros Ángeles especialistas en temas específicos para ayudarnos en nuestro proceso evolutivo. Conectándonos con las demás personas, preparando el ambiente para encuentros productivos.
En caso de enfermedad, propicia la curación, bendice las medicinas, contacta a los Ángeles de la Salud, si así se lo pedimos, para que instruyan a los médicos.
La madre establece una relación especial con el Ángel Custodio del hijo, durante el embarazo, que se transforma en una comunión constante durante su vida.
Continuamente nos cobija entre sus alas, y mientras dormimos nos acompaña y nos protege cuando salimos a otras dimensiones durante el sueño.
Cuando solicitamos algo a nuestro Ángel debemos tener en cuenta que él no puede hacer manifiesto algo en nuestra vida que no nos merezcamos, que no este dentro de la Ley del Amor de Dios o sea para el mayor bien nuestro o de la humanidad. Por eso deberá solicitarse, con amoroso respeto, a través de la Voluntad Divina y si corresponde a nuestro proceso evolutivo.

Fuente: www.mensajesdeluz.com.ve

¿Cómo se Manifiestan los Ángeles?

No hay manera correcta de percibir a los Ángeles, se nos presentan en condiciones muy suyas, con apariencias que son sumamente personales según cada individuo. No hay dos encuentros angélicos que sean iguales y no existe una fórmula que sea objetiva para ello. Están aquí para ayudarnos a elevar nuestra comprensión y se vinculan con nosotros en el plano mas alto en el que podamos funcionar.
La persona que se encuentra con un Ángel nunca vuelve a ser la que era antes de ese encuentro. Los Ángeles suelen aparecer con más frecuencia a los niños, santos e inocentes, que tal vez tengan una vibración mas alta de lo normal.
Cuando un espíritu desencarnado entra en un cuarto uno experimenta un escalofrío, como si se hubiese dejado una puerta abierta, sentimos frío o sensación de pinchazos. Todas estas son características de los fantasmas. Pero los Ángeles son diferentes, nadie que haya visto un ángel lo confunde con un fantasma.
Los Ángeles son notablemente cálidos y amorosos, quienes los han percibido se refieren a ellos con respeto y describen sentirse envueltos por una gran fuente de Luz, de Amor y de Protección.
Pueden presentarse como un pensamiento o intuición que surge en nuestra mente sugiriendo como obrar; como una sensación o como voces sin cuerpo que pueden expresar su función en ese momento: “Yo Soy la dulce Emanación de Dios que te colma de...(expresando la Cualidad Divina que le corresponde emanar)".
También pueden presentarse como colores, visiones, sueños o adoptando la forma de animales, luces en el agua o en el cielo, y también como personas que jamás volveremos a encontrar. La persona que los percibe se llena de Alegría y Felicidad, ya que transmiten un mensaje de no temer, de ayuda o de esperanza. Son mensajeros de la Divinidad, emanan serenidad y las personas que han recibido su visita han tenido la sensación de haber sido abrazadas por sus alas amorosas.
Cuando elevamos nuestras vibraciones mediante formas de pensamientos-sentimientos constructivos, positivos, evolutivos creamos el espacio de Luz que ellos requieren para manifestarse, enviándonos mensajes o proyectando imágenes en nuestra pantalla mental, ayudándonos a elevar la visión y el espíritu.
Los Ángeles quieren que nos acerquemos a ellos. Su naturaleza es respetar nuestra elecciones, nuestro libre albedrío, y acuden solícitamente a ayudarnos cuando lo pedimos. Al invitar, concientemente, a los Ángeles a participar en nuestras vidas para que nos guíen, ayuden y asistan en todas nuestras tareas, nos abrimos a vivir en un estado continuo de Gracia y tendremos la certeza de que todo sucederá conforme a la Voluntad de Dios. Al desarrollar esta relación, esta amistad, nos sentiremos acompañados eternamente y viviremos en el estado de gratitud en el cual ocurren los milagros.

Fuente: www.mensajesdeluz.com.ve

El Arcángel Uriel

Se le conoce como: Jeremiel, Oriel, Auriel, Nuriel, Phanuel, Suriel, Uryan, Israfel.

Su nombre significa: “Luz de Dios”, "Fuego de Dios", “Llama de Dios”, “Rostro de Dios”.
Función Angélica: Es Regente de los Serafines y Querubines. Es uno de los Ángeles de la Presencia. El Arcángel de la Salvación. Príncipe de la Luz e interprete de las profecías. Se lo considera al Arcángel puesto por el Padre Eterno a las puertas del Paraíso con su Espada de Fuego. Es el Portador de la Llama Divina, la Luz de Dios.
Dones Espirituales: Emana el Fuego del Amor y de la Gracia de Dios que nos Sostiene, nos Mantiene, nos Provee y al mismo tiempo nos Depura.
Dones para la Tierra: Uriel es el Ángel de la manifestación de la Divina Providencia, del Amor y de la Gracia de Dios. Es quien transporta la Chispa Divina al cuerpo físico, haciendo que en nuestros corazones, arda, el Fuego de la Gracia y del Amor de Dios. Se ocupa de manifestar o de desechar, en el plano físico todo los que necesitamos para nuestro sustento material y evolución espiritual. Combate la ira, el odio y las formas de sentimiento-pensamiento involutivas, enviando el Fuego del Amor de Dios al corazón de los hombres. Es el Ángel del Arrepentimiento y la Retribución, que nos ayuda a entender la Ley de causa-efecto. El nos ayuda a encontrar nuestra Luz interior y a reconocer la Luz Divina presente en todo lo Creado.
Categoría: Ángeles del Sustento. Los Ángeles de su Orden liberan las energías de Paz, Gracia, Organización y Precipitación de Dios hacia todo lo creado. Trabajan activamente para despertar nuestro interés en el mundo espiritual. En nuestro planeta, Uriel y sus Ángeles son los encargados de desalojar y purificar las contaminaciones mentales, astrales y físicas emanadas por los pobladores de una región, mediante fenómenos naturales como lluvia, terremotos, erupciones volcánicas, etc. para seguir el Plan Divino. En estos casos, se han de invocar, para que le den asistencia a las personas afectadas y devuelvan la Armonía a la región.
Su imagen y Símbolos: Uriel se manifiesta para mostrarnos la Presencia del Amor de Dios como un joven radiante con túnica y manto color fuego, naranja-dorado, con alas brillantes. El puede tener en su mano izquierda, una llama ardiente que simboliza el Fuego ardiente de el Amor Divino, la Manifestación del Espíritu Puro en el plano físico, la Purificación y la Iluminación.
Puede presentarse descendiendo a la tierra con una espada ígnea, flameante, que simboliza la destrucción de las energías contaminantes, la falsedad y la oscuridad. Así como también el triunfo de nuestra naturaleza Esencial, la Victoria de la Luz, del Amor y la Gracia de Dios que habitan en nosotros. Visualizamos así a Uriel Arcángel, para que nos libre de caer en la pasión del odio, la ira y la impaciencia, nos proteja de personas malvadas, iracundas, nerviosas y derrame en nuestro corazón y en el alma de los que nos rodean, el Amor de Dios.
Puede vérsele con un libro o un pergamino en la mano que representa la Revelación, la Interpretación, la Sabiduría de la profecías.
También se lo representa con sus manos abriéndose las vestiduras del pecho, para dejar salir el Fuego Sagrado del Amor Divino. Lo podemos visualizar de esa forma para solicitar que avive el Fuego del Amor Divino que habita en nuestro corazón, que eleve nuestra vibración y nos acerque mas al Reino de los Cielos.
Para manifestar lo que necesitamos, o desechar lo que ya no es útil para nosotros, debemos invocar siempre al Arcángel Uriel, visualizando una gran Columna de Luz dorada-anaranjada-rubí.(Tal como seria, si abriéramos un baúl lleno de oro y rubíes dentro de una cueva). El respondera a nuestras peticiones de acuerdo al Plan Divino.
Celebraciones: Se celebra su fiesta el 28 de Julio.

Oración:Amado Dios,
manifiesto mi intención de abrirme a recibir Tu Gracia, dones y bienes que tengas dispuestos para mí.
Envíame al Querido Principe Uriel para que amorosamente provea para mi y los míos todo aquello que requerimos,
que deseche aquello que ya no necesitamos y que dulcemente nos llene de Tí para nuestro mayor bien y para Tu Gloria.
Amén,Gracias,Amén.

Fuente: http://www.mensajesdeluz.com.ve/

martes, 8 de junio de 2010

Otros Canales de Comunicación

Claudia y Juliana Acosta: "Ángeles, Compañeros de Vida", Ediciones Plus, Medellín, 2005.

Como habíamos dicho anteriormente, los sentidos nos ayudasn a comunicarnos con el mundo divino pero no son los únicos medios que tenemos para que esta comunicación se dé. Existen otras maneras a través de las cuales las presencias angelicales llegan a nosotros, como las ideas, los sueños y a través de nuestro corazón.

Las Ideas
Los ángeles pueden tomar todos los elementos que constituyen la esencia humana para comunicarnos sus mensajes celestiales; por lo tanto, y más si somos personas analíticas, estos seres celestiales encontrarán en nuestra mente un lugar apto para que su energía amorosa llegue hasta nosotros.
La pregunta que surge a continuación es: ¿cómo puedo saber cuáles ideas provienen de los ángeles y cuáles no? Como lo hemos dicho, el sello que marca todo aquello que proviene de estos seres celestiales es el Amor Absoluto, ese amor que nos guía a dar lo mejor de nosotros mismos y a ver a las demás personas como seres divinos que transitan por una experiencia humana, que están viviendo sus propios procesos.
Cuando se pregunte si una idea proviene de los ángeles, mire si tiene su sello, si esa idea lo lleva a tratar a los otros con amor y respeto, si se anima a tratarse usted mismo de esta forma, si es un pensamiento que lo exhorta a dar lo mejor de usted. Las ideas angelicales se instauran en nuestra mente como una oleada de calma y amor, nos invitan a observar nuestras situaciones con nuevas ópticas, a ver nuestras "derrotas" como aprendizajes, nuestros "fracasos" como nuevas oportunidades para encontrar aquello que es más afín con nuestro espíritu. Los pensamientos que provienen de los mensajeros divinos nos recargan con una oleada de energía positiva, algunas veces llegan como soluciones a nuestros problemas, otras veces vienen como ideas creativas que nos hablan de nuestra capacidad de transformar nuestra realidad. La mayoría de las veces, cuando tenemos este tipo de pensamietnos que nos hablan de posibilidades para que nuestra vida tome otros rumbos, nos asustamos o, lo que es peor, nos asustan otros cuando vamos en busca de una opinión.
La próxima vez que venga a su mente aquello que comúnmente denominamos "una idea loca", antes de desecharla reflexione, mire si esto que llega es una posibilidad de expresar esa persona que realmente es. A veces estas ideas no le representan un quehacer convencional, los ángeles quieren que expresemos nuestro ser divino a través del ingenio y por lo tanto las ideas que nos infunden son creativas, nos llaman directamente a hacer uso de nuestra capacidad de transformación.
Recordemos que nuestro equipo celestial se encarga de poner ideas en nuestra mente que representan respuestas a nuestras súplicas, pero somos nosotros los que tenemos que reconocerlas como mensajes divinos y, lo más importante, somos nosotros los que decidimos convertir esas ideas en actos.

Los Sueños
Otra de las formas como podemos canalizar los mensajes de nuestros ángeles es a través de los sueños. Debemos recordar que cuando dormimos estamos entrando en contacto con nuestro mundo subconsciente que guarda nuestras vivencias, nuestros anhelos, nuestros miedos, etc. Soñar nos ayuda a que todas estas percepciones salgan a la superficie. Al tiempo, al dormir entramos en contacto con nuestro plano espiritual, nuestros ángeles aprovechan los sueños que elaboramos para enviarnos mensajes que pueden llegar a nosotros como palabras, imágenes, símbolos, etc.
Al igual que los otros canales, interpretar los mensajes angelicales a través de los sueños requiere de mucha práctica, por esto es importante que cuando recordemos un sueño lo escribamos. Algunos sueños pueden cobrar sentido con el tiempo, otros requerirán ayuda de un libro o de otra persona para ser interpretados, otros nos ayudarán a encontrar símbolos comunes al ser comparados entre sí.
Si usted no es una persona que recuerde sus sueños o que ponga mucha atención a éstos y quiere empezar a recibir mensajes a través de este canal, es importante que cada noche, antes de dormirse, le pida a los ángeles que entren en sus sueños para guiarlo en sus procesos. Puede decir unas palabras similares a estas: "queridos ángeles les pido que a través de mis sueños me guien en........................"; exprese con claridad la situación para la cual está requiriendo ayuda.
Puede que los resultados de esta petición no sean inmediatos, ya que volver a activar un canal requiere tiempo y paciencia. No se desanime si no obtiene las respuestas en sus sueños, lo importante es que cada noche les pida a sus ángeles que se comuniquen con usted a través de este medio, y los mensajes llegarán cuando esté preparado para recibirlos.

El Corazón
De todos los canales que tenemos para comunciarnos con el reino celestial este medio es tal vez el que está más al alcance de todos los seres humanos y al mismo tiempo es el que se encuentra menos acreditado entre nosotros los seres humanos. Desde que el ser humano incursiona en el mundo del adulto se le está diciendo constantemente que use su razón en el momento de tomar decisiones, que "pensar con el corazón" no nos conduce a ningún lugar. Es así como poco a poco vamos ignorando este canal y cada vez nos alejamos más de nuestro verdadero ser; ya que elegimos los caminos que la "sociedad" llama los "adecuados", sin importar que sean realmente los nuestros.
Cuando hablamos de escuchar nuestro corazón nos referimos a ese centro de energía que se localiza en el centro del pecho, donde se localiza el radas más afinado que tenemos para la comunicación celestial. Éste funciona principalmente a través de dos sensaciones, la calma y el desasosiego, las cuales están ahí para guiarnos en cada momento.
En el momento que necesite tomar una decisión o que no sepa cómo actuar en una circunstancia determinada, siéntese en silencio y pida a sus ángeles que se comuniquen con usted a través de su corazón. Van a traer a su mente las elecciones que tenga, y mírleas una por una prestando mucha atención al efecto que producen en su corazón. Cuando algo es compatible con su ser, la sensación que se instaura es de calma, de tranquilidad, es algo que "se siente bien"; si la opción que tiene lo aleja de lo que realmente es, va a sentir en su pecho un desasosiego que en muchas ocasiones se siente como una punzada aguda en el corazón.
Para escuchar a los ángeles a través de este centro es vital buscar un espacio que le permita reflexionar sobre su existencia, sus decisiones. Recuerde que sus amigos celestiales lo invitan continuamente a crear su vida y para esto requiere buscar sus propias opciones y muchas veces esto excluye lo que a simple vista parece lo más "razonable".
A media que integramos la presencia de los ángeles en nuestra existencia, nuestra mente, nuestros sentidos y nuestro corazón están más dispuestos a sentir la vibración del reino angelical. De esta forma dejamos de buscar la presencia de nuestros amigos celestiales en las experiencias "extraordinarias" para darles la bienvenida a sus manifestaciones en nuestro día a día. La presencia de su ángle puede llegarle a través de una mariposa, de la pluma de un pájaro, de una canción, de las palabras del ser amado, en la forma de una nube, en la sonrisa de un extraño, en un regalo inesperado, etc. Las manifestaciones angelicales serán infinitas, a medida que descubra el sello de sus ángeles en el acontecer cotidiano.
Ahora es el momento de permitirles a sus amigos celestiales que se manifiesten para usted, entrégueles aquello que llama "problemas", confíe en que siempre será escuchado, espere sin tratar de manipular la expresión divina, deje que las manifestaciones angelicales fluyan y se sorprenderá de los resultados.

lunes, 7 de junio de 2010

Una Carta para los Ángeles

Claudia y Juliana Acosta: "Ángeles Compañeros de Vida", Ediciones Plus, Medellín, 2005.

Una de las formas más efectivas para pedir la asistencia angelical consite en escribir una carta a los ángeles, que contenga todas las especificaciones de las peticiones. El simple hecho de poner por escrito aquello que necesitamos hace que obtengamos un grado de claridad mayor, no sólo porque tenemos que pensar nuestras ideas antes de escribirlas, sino también porque tenemos la ventaja de leer todo aquello que hemos escrito y determinar si en realidad es eso lo que queremos. Además, estas cartas nos permiten conservar una especie de registro que más adelante será necesario para comprobar la asistencia de los ángeles y compararla con lo que les habíamos pedido originalmente.
Después de escribir la carta, asegúrese de guardarla en un lugar absolutamente confidencial. Estas cartas son un asunto suyo y de su ángel, de nadie más, y es mejor mantenerlas alejadas de los ojos de otras personas. Si usted no desea guardar la carta, entonces hágale un pequeño ofrecimiento a su ángel e imagínese que le está dando la carta personalmente, después puede destruirla o si está en un ambiente propicio y seguro para usted y para los demás, puede quemarla y dejar que el fuego le ayude a consumir todo aquello que lo acongoja.
Aunque aparentemente la idea de escribirles una carta a los ángeles suena un tanto simple, a la hora de la verdad es un proceso un tanto complejo porque requiere de un grado de mayor claridad frente a los conflictos. De hecho, las personas tienden a preguntarnos muchas cosas cuando se ven enfrentadas a esta actividad y es por esto que hemos decidido escribir un ejemplo de lo que consideramos como una carta efectiva para los ángeles. [...]
Queridos Ángeles de la Guarda:
Deseo pedirles su ayuda e intervención con esta situación:
(Qué).............................................................................
Como ustedes saben, necesito que esta petición cumpla con los siguientes requisitos:
(Cómo)...........................................................................
(Cuándo)........................................................................
(Dónde)..........................................................................
(Quiénes)........................................................................
Mis ángeles, les doy las gracias por su ayuda y les pido que mi petición se cumpla siguiendo la voluntad divina.
Estoy inmensamente agradecido(a) por su amor y por su ayuda en todos los momentos de mi vida.
Sinceramente
.......................................................................................

[Para empezar a escribirles a sus ángeles le recomendamos que llene los espacios en blanco que esta carta tiene y de esta manera podrán familiarizarse un poco más con el proceso de petición]

Su Ángel es su Mejor Amigo

Claudia y Juliana Acosta: "Ángeles, Compañeros de Vida", Ediciones Plus, Medellín, 2005.

Imagínese que su ángel es su mejor amigo y confíe en él. Cuéntele todo lo que lo agobia y empiece a desarrollar una relación de confianaza con este guardia celestial. Entienda que Dios ha puesto a los ángeles a su disposición y ellos están esperando ser llamados. De ahora en adelante, no viva solo sus días ni padezca con penurias en soledad. Cierre los ojos y empiece a respirar profundamente. Recuerde que su ángel y cuando se sienta más calmado empiece a confiarle sus problemas. Sienta poco a poco que, a medida que su respiración se va profundizando, se va apoderando de usted un sentimiento de calma y bienestar que antes no poseía. Contágiese de ese sentimiento de paz y entienda que los ángeles residen bajo esas condiciones de amor absoluto y de paz infinita.
Es gracias al amor que nuestros ángeles nos contactan y es por medio del amor que ellos nos asisten. Respire una vez más y dele la bienvenida a su ángel, recíbalo en un ambiente de amor y bienestar y conéctese con él. Acoja a su ángel y hágalo partícipe de su existencia. Empiece a sentirse acompañado por el ser que siempre ha estado a su lado, por su mejor amigo, su ángel. Ahora ya lo sabe, no está solo, nunca lo ha estado y jamás lo estará.
Confíe en la presencia de su ángel y entréguele todo eso que le pesa, que lo aminora, que lo estanca. Eleve sus brazos e imagínese que tiene en la palma de sus manos esa situación que lo preocupa, ese conflicto que a usted lo tiene angustiado y sin dudar ni un instante, déselo a su ángel. Entréguele todo aquello que no pueda controlar y cierre los ojos. Sienta cómo de alguna manera se aminora el peso de su cuerpo y disfrute de cierta ligereza que antes no tenía. Cierre los ojos y confíe en que es asistido de una manera sabia. Confíe en que su ángel encontrará la manera de ayudarlo no sólo a usted, sino también a todas las personas involucradas en sus situaciones. No se angustie más y empiece a confiar. ¡Confíe en que es amado y protegido en todas sus búsquedas y con esta actitud empiece a disfrutar un poco más su existencia!

Ángeles que se Convierten en Perfumes o Sonidos

Nelly Pretel y Marina Berrel: "Ángeles, Descubra sus mensajes", Ediciones Arcadia, Buenos Aires, 2006.

La vista no es el único sentido que puede percibir y regocijarse con la presencia de estos individuos alados. El oído y el olfato también gozan de sus diversas manifestaciones. Sólo que, a causa de que a menudo confiamos en que debemos "ver para creer", en general no les otorgamos el crédito que se merecen. Sin embargo, diversos testimonios aseguran que oler el perfume de un ángel es una de las experiencias más maravillosas que podemos tener en este mundo. Asi lo cree Milena Radcliff, quien afirma haber percibido un aroma dulce y similar a una fruta desconocida mientras una mañana se encontraba paseando por su jardín. Esta esencia era radicalmente diferente a las que ella se encontraba acostumbrada a sentir: se distinguía por su sutileza y porque producía un efecto de relajación en todo el cuerpo.
Muchos músicos aseguran que le deben su inspiración a la influencia de los ángeles. No necesariamente se presentan de manera audible, sino que pueden aparecerse en la mente, infundiendo ideas novedosas. Entre los casos que se han manifestado al sentido del oído, puede mencionarse el de un joven norteamericano que escuchó una música especial mientras se encontraba esquiando. La percibía a lo lejos, por lo tanto, decidió seguir el sonido para descubrir de dónde provenía. Así llegó hasta un refugio en el cual se encontraban agrupados diversos esquiadores. Ellos aseguraron que no poseían ningún instrumento musical. Sin embargo, se encontraban detenidos allí porque el servicio meteorológico había anunciado una tormenta de nieve. El joven consiguió así salvar su vida gracias a la guía incomprable de los ángeles.