Pues te encomendará a sus ángeles para que te guarden en todos tus caminos y ellos te levantarán en sus palmas para que tus pies no tropiecen con las piedras. Salmos 91: 11, 12





El Ángel de la Guarda

Máximo Faber, Adriana Fernández, Vanesa Fernández: " Los Ángeles que nos Cuidan", Mystice, Buenos Aires, 2008.

¿Quiénes son los Ángeles Custodios?
El Ángel Custodio, también llamado Ángel de la Guarda, es el ser de luz que Dios brinda a cada uno de los hombres en el momento de su nacimiento.
Por otra parte, algunos autores sostienen que es en el preciso instante de la concepción cuando el Ser Supremo asigna el alma y el ángel de la guarda a cada humano.
Este bello ángel nos acompaña durante toda nuestra vida hasta la muerte, y luego de ella, nos custodia en el camino al Cielo.

¿Cuál es su Misión?
El ángel de la Guarda tiene la función de protegernos, guiarnos y asistirnos en todo aquello que necesitemos. Este ser de luz permanece a nuestro lado en todo momento, en las buenas y en las malas, durante el largo camino que nos toque transitar.
El Ángel Custodio se ocupa de cuidar a cada hombre de los peligros que acechan en la Tierra, lo protege del Mal y lo guía para que no caiga en el pecado. Asimismo, le confiere su ayuda y auxilio cada vez que lo necesite ante las dificultades de la vida cotidiana.

Otras Funciones
Los ángeles Custodios no se separan de nosotros ni un solo momento, siempre están atentos a nuestras necesidades. Mientras dorminos, ellos velan por nuestros sueños y nos liberan de las pesadillas.
También permancen cerca de las personas enfermas para otorgarles una especial atención y compañía.
Por último, estas criaturas celestiales están estrechamente relacionadas con la naturaleza ya que son las encargadas de cuidar a los animales y proteger los bosques, los campos y las cosechas.

Cómo Contactarse con el Ángel de la Guarda
Para contactarnos con nuestro Ángel custodio basta con llamarlo e invocarlo asiduamente. Recordemos que ningún ángel se contactará con nosotros si no se lo pedimos a través de un llamado o una oración. El Ángel de la Guarda sólo puede saber lo que necesitamos si se lo expresamos claramente, también puede intuirlo a través de nuestras acciones u obras. Pero siempre necesitará de nuetras palabras para conocer los sentimientos, deseos y pensamientos que nos mortifican o preocupan.
Por ello, en la ceremonia de contacto angelical debemos manifestar en forma precisa todo aquello que queremos o necesitamos. El Ángel Custodio acudirá a ayudarnos con la resolución de nuestras dificultades.
Debemos considerar a estos seres de luz como verdaderos amigos y fieles compañeros de viaje que nos acompañan en el largo camino de la salvación.


Oración al Ángel de la Guarda
Ángel de la Guarda,
mi dulce compañía,
no me desampares,
ni de noche ni de día,
hasta que me ponga
en paz y alegría,
con todos los Santos,
Jesús y María.